Volver a Textos

Recopilación de manos

deben de existir,
algún día se romperá el espejo
y las explicaciones serán confusas,
serán nada,
serán manos que aúllan en la espuma del mar

extraños resortes de un secreto que desconozco,
el quiromante interpreta,
califica estos versos como ajenos,
la voz de quien habla es aire, dice,
y los gestos bastardos le aturden,
no encuentra la ventana
ni la puerta

el texto es una sábana sucia,
las obsesiones y fantasmas se confunden
con la ciudad que muere al atardecer,
como dos cuerpos desnudos que sudan sus nombres,
y en ese espíritu colectivo
surge la palabra oculta,
la palabra infiel,
que hace lo que puede para ser

el consejo de administración está en ruinas,
roto el azogue y el acento,
rotas las razones
y los muros sagrados
ante los blancos ojos de la poesía
comidos por los ácaros del papel
y la fantasía de la personalidad,
un cuervo negro escupe en la pared
su vida, su ciencia, su doctrina

eres mi sudor y yo lo sé,
la sombra de un elefante en celo
que embiste la página hasta desaparecer
en un páramo de tinta negra,
azogue seco como un charco seco,
un nuevo espejo para la madrastra,
el monólogo de un perro que ladra a la noche,
aunque habría que preguntarle a él
¿qué quieres?
¿de qué careces?
qué es la verdad cuando todo es impostura
y debilidad,
cuando todo escapa a la palabra