Volver a galería

Volat

VOLAT

Te encontré sentada, posando para la foto.

Te imaginé sin pantalones y te los bajé.
Como no tenías carne bajo la ropa,
utilicé un trozo tuyo de otra foto para encarnarte.
Modelé tu culo y tu muslo rozando la desesperación.
Arrugué tu chaqueta y tu pantalón.

Intuí en tu rostro cierto trastorno y lo hice mío,
variando tu mirada y sonrojando tu mejilla;
tu boca entreabrí para que soplaras.

Apenas tenías pies cuando te encontré.
Conseguí uno a tu medida, elegante y tenso,
pero el tacón del zapato se rompió.

Miro tus manos orantes y me recuerdan tu sexo,
a pesar del anillo.

Ahora vuelas,
dejando abajo el tacón inútil.
Tu vuelo –tu altura– es real…,

pero esto son solo palabras.