Volver a galería

La piel curtida

LA PIEL CURTIDA

En eso que tiene vida corta, como una moda,
el disolvente aparta tinta y figura para desvelar deseo.

Una vez levanta el vapor tóxico, queda la ruina,
la faz del otro lado, la anunciación.

Entonces curto el pellejo,
trazo las nuevas fronteras y ordeno las posibilidades;
doy color al sucio espejo que me llama.

Su papel es la piel de la intuición,
una piel curtida por la brocha y los dedos que nunca la tocan.

Ese es el papel de la imagen.
Estas palabras solo describen un proceso. Sin embargo,
ella dice:

"Apenas puedo ver delante de mí,
el vapor ciega mis ojos.

La imagen que intuyo no es viable,
es, apenas, una vibración,
un vahído.

Desde dentro,
meo en lo que antes me hacía reír,
en su calavera,
en toda su impostura de etiqueta.

Soy aséptica, como un jabalí,
y solo el milagro me salva."

Arduina es la diosa celta de la luna, la caza y los bosques. Era muy popular en las Ardenas, de donde toma su nombre. Se acompaña de un jabalí.

Al mearse en todo eso (la pose, la impostura, la etiqueta), lo desinfecta.