Volver a galería

La edad del lodo

LA EDAD DEL LODO

A veces, el domingo,
cuando las casas se derrumban,
me miro en las aguas negras
y pienso en la vida de los peces.

Te escribo a falta de un filtro mejor;
sé que no está bastante aireado:
los lodos se desarrollan despacio
como la edad y la consciencia.

Pero quisiera meter los dedos entre tus letras,
y verlas caer, desordenadas,
con el sentido de lo que no se refleja,
activas como unos zapatos rojos.

A veces, el domingo,
parecen cumplirse las promesas
y siento que puedo andar desnudo
sobre los sedimentos precipitados,

como un pez.

La idea del título es del libro Luis Buñuel, obra cinematográfica, de Agustín Sánchez Vidal; concretamente del análisis de La edad de oro, cuando dice: "Erotismo y escatología: de la edad de oro a la edad del lodo".

La edad de oro es la del amor loco y sin cortapisas sociales. Es la etapa inicial de las edades del hombre en la que vivió en un estado ideal o utopía, cuando la humanidad era pura y mortal (Hesíodo). La del lodo todo lo contrario: la mujer aparece en el retrete y el hombre en el barro.

"El proceso de los lodos activados para el tratamiento de aguas negras se basa en proporcionar un contacto íntimo entre las aguas negras y lodos biológicamente activos. Los lodos se desarrollan inicialmente por una aireación prolongada bajo condiciones que favorecen el crecimiento de organismos que tiene la habilidad especial de oxidar materia orgánica. Cuando los lodos que contienen organismos entran en contacto con las aguas negras, los materiales orgánicos se oxidan, y las partículas en suspensión y los coloides tienden a coagularse y formar un precipitado que se sedimenta con bastante rapidez." _Lodos activados. Jhojan A. Herrera Barbosa.