Volver a galería

La doncella iluminada

LA DONCELLA1 ILUMINADA2

En este bosque umbrío de columnas y arcos, los muslos de la joven rozan la piedra. Su caricia hace crepitar las juntas sólidas de la fe en la argamasa, y el polvo desprendido juega con la luz del norte.

La mano de la luz roza sus labios y se establece la comunicación con el cielo. Toda la información, filtrada por el musgo, se descarga en su vulva, hinchando sus venas. La materia dibuja los píxeles de su juicio inconexo. El progreso es lento, las rodillas dobladas.

Nada al fondo ni delante, rasga con sus dedos el tejido de su pensamiento en el aire, se agarra a él. El color de su pellejo se petrifica y en los ojos tiene una ausencia. El rayo de luz funde su cuerpo vitrificado y se esparce.

Amanece colgada, cayendo sin caer. No distingue su desnudez. No entiende sus ojos.

¿Volver?, ¿a qué?.

En ese espacio sagrado es la luz quien informa3.

1 mujer virgen. Criada que sirve cerca de la señora. Budión: Pez teleósteo de carne apreciada, del suborden de los acantopterigios, de forma oblonga y revestido de escamas, caracterizado por los dobles labios carnosos que cubren sus mandíbulas. _DRAE
2 seguidora de una secta secreta fundada en el siglo XVIII, considerada herética, que propugnaba un sistema moral contrario al orden entonces existente en religión, propiedad y familia, e imponía a sus miembros obediencia ciega. Dicho de una persona: que sin atender a razonamientos, cree estar en posesión de la verdad absoluta. Iluminar: adornar con muchas luces los templos, casas u otros sitios. Dar color a las figuras, letras, etc, de una estampa o libro. Dicho de Dios: ilustrar interiormente a las criaturas. _DRAE
3 enterar o dar noticia de algo. Fundamentar, inspirar. Dar forma sustancial a algo. _DRAE