Volver a galería

Ofelia semihundida

OFELIA SEMIHUNDIDA1

El agua es la madre de todas las manos,
hojas que caen desde las ramas:
hace tiempo que la hoja se quebró por la axila,
y, en el agua, el peciolo es timón abandonado.
La decisión es nula, la coherencia absoluta.

Soy una hoja más y el agua ha evaporado mis letras
que corren confusas en la tinta diluida.
El agua me desnuda de historia, de historia de historias,
y quedo limpio de cultura y ácaros,
como un cerdo pelado antes del electroshock2.

Ceñido de agua por dentro y por fuera,
el nervio que me cruza en vertical ya no es recto,
es columna de hueso blando que me acuna
en el suave oleaje del arroyo,
es serpiente de agua sin ojos y piel rosada.

Los reflejos delatan al sol mirando, siempre mirando,
como si su ojo fuera más grande que el mundo,
sin párpado, su gran ojo amarillo.
Quema mi haz3 amplificado por el agua,
el vello, el sexo y el ombligo que rebosa.

Este limbo4 que aún me nombra
es la cara que doy a la borrachera, al ahogo.
Fuera, apenas un nudillo roto de costura,
solo de índice, doblado de sí,
es lo último que verá el sol de esta impostura.

1 Subida en una rama de un sauce junto al arroyo, Ofelia cae al agua después de la rotura de aquella. Semihundida como el perro de Goya y flotando como la Ofelia de Millais.
2 Pelado: desprovisto de lo que por naturaleza suele cubrirlo o rodearlo. Desprovisto de cualquier aditamento. Quitar la piel, el pelo o la cáscara. _Diccionario de la RAE. El electroshock es una tecnología de aturdimiento para animales antes de su sacrificio. El agua hace aquí ese papel al ahogarme y dejarme así, aturdido, para la consumación.
3 Cara o rostro. Cara superior de la hoja. Conjunto de partículas o rayos luminosos de un mismo origen. _Diccionario de la RAE.
4 Lámina ensanchada de la hojas típicas. En la doctrina católica, lugar donde van las almas de quienes mueren sin bautizar antes de tener uso de razón (los niños). Contorno aparente de un astro (pues el sol me hace visible). _Diccionario de la RAE.