Volver a galería

Dummies

DUMMIES1

Cuando desde el rasero exterior miramos los dummies, los maniquíes de los escaparates, no podemos evitar nuestro reflejo en el cristal protector que evita el robo y que les confiere ese aura de inaccesibilidad, de lujo.
El reflejo nos integra en la brillante escena que aparece en el interior de la caja del escaparate. Así, reflejados e integrados, somos dummies a su altura. Creemos compartir su poder de seducción, su creación de deseo. En esa fantasía de asimilación al otro lado del espejo, es nuestra alma la que lo cruza, la que es robada. En ese momento, nuestro cuerpo es el suyo y ya no lo sentimos.
Minutos después, en la calle, vestidos con su ropa después de comprar la libertad, somos dummies andantes, relucientes de nuevo aura, aparentemente rodeados por un cristal invisible que nos protege del robo, de la medianía. Somos deseados, referenciados.


¿En qué momento de nuestra vida aún no habíamos empezado a ser dummies?


…el cuello, la boca, la mirada escondida..., los pezones y el pecho, el vestido dentro del culo, el guante..., la turbación que recorre la elegancia…, apenas la piel, lívida.

1 chupete, maniquí, estúpido/a, imbécil, títere, muñeco, ficticio/a, jugador de cartas, simulación (en datos), imitación, sustituto/a. _WordReference.