Volver a galería

Caballo del deseo

CABALLO DEL DESEO

oh caballo del deseo
tea de mi caverna oscura
puerta de animales suicidas
el camino no está escrito
cuando la cabeza es un glande

oh bestia insobornable
tren de impulsos parietal
amor enfundado entre las piernas
todo es hierro amenazando esta carne
que grita en tu nombre

bajo un cielo emplomado
de pájaros y cables negros
no se oye quejarse a la hierba
ni maldecir a los árboles
las sucias pisadas de los humanos

la sangre me llega al cuello
y escupo lágrimas rojas
como una virgen endemoniada
y por la misma razón
el deseo no cabe en mi cuerpo

y cualquier día, a estas horas,
reventará mi cabeza
y esparcirá mi sexo tras las paredes
por el campo de los labradores
por el banco de los banqueros
por la casa de las familias
pegado en su nevera de recuerdos
y en el atardecer de los borrachos
ensuciaré la etiqueta de su cartón de vino

solo entonces el deseo no tendrá forma
podrá ser un onda circular o una cuerda
pero no será mi cuerpo de hombre
será indeterminado y ciego
y viajará sin rumbo
escapando del estúpido orgasmo de Sísifo
como las ratas del barco que zozobra

oh, loco caballo del deseo
¿quién te pintó en la cueva con los dedos?